Diccionario De Autoridades (tomo Iv)

de Lorenzo Silva

Sinopsis de Diccionario De Autoridades (tomo Iv):

La RAE (Real Academia Española) se creó en la villa de Madrid en mil setecientos trece, por iniciativa de Juan Manuel Fernández Pacheco (mil seiscientos cincuenta- setecientos veinticinco), octavo marqués de Villena, quien fue asimismo su primer directivo. Tras ciertas asambleas preparatorias efectuadas en el mes de junio, el seis de julio de ese año se festejó, en casa del creador, la primera sesión oficial de la nueva empresa, tal y como se recoge en el primer libro de actas, empezado el tres de agosto de mil setecientos trece. En estas primeras semanas de andanza, la Real Academia Española estaba formada por once miembros de número, ciertos de ellos vinculados al movimiento de los novatores. Más adelante, el tres de octubre de mil setecientos catorce, quedó aprobada oficialmente su constitución a través de una real cédula del rey Felipe V.En mil setecientos quince, tras estimar una serie de propuestas para decidir su leimotiv, la corporación, en «una votación segrega, escogió el actual: un crisol en el fuego con la historia legendaria Limpia, fija y da esplendor», conforme apunta Alonso Zamora Vicente en su Historia de la R.A.E. (mil novecientos noventa y nueve). Para conocer mejor la historia general de la Real Academia Española, aparte del convocado libro de Zamora Vicente, se aconseja la consulta del Catálogo de la exposición del tricentenario (dos mil trece) —coordinado por los académicos Carmen Iglesias y José Manuel Sánchez Ron— y La R.A.E.. Vida y también historia (dos mil catorce), de Víctor García de la Concha, directivo honorario de la empresa desde 2010.La Real Academia Española, cuyo primordial precedente y modelo fue la Academia Francesa fundada por el cardenal Richelieu en mil seiscientos treinta y cinco, se marcó como objetivo esencial desde su creación la preparación de un diccionario de la lengua española, «el más abundante que pudiese hacerse». Ese propósito se hizo realidad con la publicación del Diccionario de autoridades, editado en 6 volúmenes, entre mil setecientos veintiseis y mil setecientos treinta y nueve, y en cuyos preliminares se incluye una concisa historia de la empresa.
En mil setecientos quince la Academia, que en sus principios contaba con 24 miembros, aprobó sus primeros estatutos, a los que prosiguieron los de mil ochocientos cuarenta y ocho, mil ochocientos cincuenta y nueve, mil novecientos setenta y siete y mil novecientos noventa y tres. La Orthographía apareció en mil setecientos cuarenta y uno y en mil setecientos setenta y uno se publicó la primera edición de la Gramática.A lo largo de sus trescientos años de historia, un total de 29 directivos han regido los destinos de la Real Academia Española, si bien 2 de ellos —Ramón Menéndez Pidal y José María Pemán— repitieron en su cargo en 2 periodos diferentes de sus vidas.Instalada en su actual sede académica de la calle madrileña de Felipe IV desde mil ochocientos noventa y cuatro, la corporación ha ido amoldando sus funciones a las demandas y necesidades de la sociedad de su tiempo. Los estatutos actuales, aprobados en mil novecientos noventa y tres, establecen como objetivo esencial de la Academia «velar por que la lengua castellana, en su continua adaptación a las necesidades de los hablantes, no quiebre su esencial unidad». Este compromiso se ha plasmado en la llamada política lingüística panhispánica, compartida con las otras 21 corporaciones que son parte de la Asociación de Academias de la Lengua De España (ASALE), creada en México en mil novecientos cincuenta y uno.

Mas acerca de Diccionario De Autoridades (tomo Iv)

Autor: Lorenzo Silva
Editorial: Jdej Editores
Fecha de Publicación: 2014
Lugar de Edición: Boadilla Del Monte
Encuadernación: Tapa Blanda
Idioma: Castellano
ISBN: 9788415131359